Saltar al contenido

Aponogeton Madagascariensis

la ficha del aponogeton madascariensis

Ficha de Aponogeton Madagascariensis

Especie Aponogeton
Dificultad Media
Altura de 30 a 40 cm
Crecimiento Lento
Plantado Medio – Trasero
Iluminación Media
Temperatura De 20 a 26 grados
Propagación Semillas

 

Aponogeton madagascariensis en el acuario

El Aponogeton madagascariensis se encuentra generalmente en aguas con movimiento en la isla de Madagascar. Sus hojas con forma de encaje (fenestradas) son únicas, y esta especie ha sido un desafío para los acuaristas desde 195o.

 

Hay dos variedades estrechamente relacionadas, henkelianus y major, que tienen hojas anchas y flores blanquecinas o amarillentas con dos picos que pueden ser autofertilizadas con un pincel para polinizarlas. La variedad henkelianus tiene los huecos irregulares en sus hojas, y la variedad major tiene unos huecos mucho más regulares (rectangulares).

 

La otra variedad en el comercio de acuarios, var. madagascariensis es una planta mucho más grande con hojas más estrechas que pueden llegar a medir hasta 1 metro de largo, incluyendo el peciolo. Esta variedad tiene flores rosadas o moradas, generalmente con cinco espigas, y estas flores no pueden ser autofecundadas. Los tallos de las flores de Aponogeton madagascariensis pueden tener un diámetro de hasta 1,5 cm. Si el  Aponogeton madagascariensis alcanza su tamaño máximo, será demasiado grande para cualquier tanque de menos de 500 litros.

 

 

Cuidados del Aponogeton madagascariensis

Todas las variedades del Aponogeton madagascariensis, prefieren establecerse en un sustrato bajo en materia orgánica. Se deben evitar los sustratos ricos, o aquellos con turba añadida. Las manchas muertas de color marrón oscuro en las hojas más viejas que se extienden hasta que toda la hoja está muerta indican que el sustrato es demasiado rico.

 

La presencia de raíces de otras plantas también ayuda a establecer el aponogeton. Lo ideal es que estas “plantas acompañantes” no crezcan en exceso ni den sombra a las hojas de la planta de encaje. Las especies más pequeñas y compactas de Cryptocoryne sirven bien para este propósito. Es mejor tener las plantas acompañantes establecidas antes de plantar el bulbo de la planta de encaje, que, por cierto, no debe ser enterrado por completo.

 

Junto con una iluminación moderada y sin obstrucciones, el aponogeton requiere aditar CO2 para cultivarlo adecuadamente, junto con un cuidadoso abonado de todos los macronutrientes y micronutrientes. El aponogeton madascariensis es especialmente sensible a la falta de hierro soluble en el agua. Los libros sobre plantas de acuario afirma que las este tipo endémico de plantas acuáticas tienen períodos de descanso en los que las hojas mueren de nuevo. Sin embargo, no debe permitirse que los bulbos se sequen durante el período de descanso.

 

Eventualmente comienzan a crecer de nuevo. Sin embargo, si se mantiene con buenas condiciones de crecimiento constantes, el aponogeton madascariensis puede seguir produciendo hojas durante años sin un período de descanso. Si no se le suministra el CO2 y los nutrientes adecuados, un bulbo de aponogeton inicialmente producirá hojas saludables, pero está utilizando las reservas de alimentos almacenadas en el bulbo, y pronto se quedará sin reservas y disminuirá su crecimiento.

 

Por último, es importante señalar que el Aponogeton madagascariensis se desarrolla mucho mejor cuando no se permite que las temperaturas superen los 24 grados. El crecimiento por encima de esa temperatura puede resultar en un crecimiento mucho más lento y más pequeño; un calor lo suficientemente alto puede llevar a un cese total del crecimiento.

 

cuidados del aponogeton madascariensis

 

Reproducción del Aponogeton Madascariensis

Puede lograrse la autopolinización entre flores de una misma planta, o también la polinización con otros aponogeton y obtener híbridos. Si se producen semillas, éstas, al igual que otras semillas de Aponogeton, serán liberadas con capas de semillas carnosas impermeables que les permiten flotar durante uno o dos días hasta que la capa de semillas se desintegra, liberando el embrión, que se hunde e inmediatamente trata de arraigarse.

 

Estas plántulas embrionarias deben plantarse en arena de sílice mezclada con una pequeña cantidad de tierra para producir arena “fangosa”. Dadas las buenas condiciones de crecimiento descritas anteriormente, las plántulas deben alcanzar en tres o cuatro meses un tamaño en el que sus hojas sean de 10 cm de largo y sus bulbos de más de 1 cm de diámetro. Con este tamaño las plantas pequeñas pueden ser transplantadas.

El henkelianus y las variedades principales, con buena iluminación, pueden ser plantas bastante compactas, que pueden caber en el medio de grandes acuarios.