Saltar al contenido

Ludwigia Palustris

cuidados de la ludwigia palustris

Ficha de la Ludwigia Palustris

Especie Ludwigia Palustris
Dificultad Media
Altura de 10 a 30 cm
Crecimiento Medio
Plantado Medio – Delantero
Iluminación Media – Alta
Temperatura De 20 a 28 grados
Propagación Por esquejes

 

Características de la Ludwigia Palustris

Ludwigia palustris, como su nombre indica, se encuentra principalmente en ambientes palustres pantanosos en todo el mundo (excluyendo el Australiano). Esta especie bastante uniforme se puede encontrar creciendo rastrera y sumergida en pozas poco profundas y otros tipos de aguas estancadas y/o de lento movimiento.

 

Desde hace muchos años está disponible normalmente en los comercios como “Ludwigia Roja” y a veces erróneamente como “L. mullertii” (nombre con el que también se ha cultivado la venerable L. repens). Sin embargo, en los últimos años se ha hecho cada vez más común y se nombra adecuadamente.

 

 

Cuidados de la Ludwigia Palustris

El principal elemento necesario para favorecer el crecimiento satisfactorio de L. palustris en el acuario es la suficiente luz. Aunque se toleran valores medios, una iluminación adicional da como resultado una gran coloración. Los fertilizantes macronutrientes, en particular el nitrato y el fosfato, son muy apreciados por esta especie a pesar de que crecerá sin ellos. Tampoco se requiere la fertilización con micronutrientes y CO2, pero su inclusión mejorará tanto el color como el crecimiento.

 

Además, a diferencia de muchas plantas nativas de zonas templadas, la Ludwigia palustris es bastante adaptable a las diferentes temperaturas y no tiene dificultad para crecer en aguas más cálidas. Bajo altos valores de luz, los tallos de esta especie tienden a crecer rastreros, especialmente si el sustrato es rico. Se formarán muchas raíces y brotes laterales en los nudos de esta planta.
La flor discreta de esta especie la diferencia más fácilmente de las especies estrechamente relacionadas en el género Ludwigia; en el cultivo en emergidos, la  Ludwigia palustris producirá flores con cuatro sépalos verdes (sin pétalos) y cuatro estambres amarillos. En ausencia de material floral, la Ludwigia palustris puede a veces diferenciarse de L. repens y L. palustris x L. repens sobre la base de sus pecíolos envidentemente más largos (la sección delgada que conecta la hoja con el tallo). Además, las plantas con bordes de hojas rojizas, tallos y/o venas centrales suelen ser las Ludwigias palustris.

 

Reproducción de la Ludwigia Palustris

El método de podar un tallo y volver a plantar la parte cortada es una buena manera de propagar esta especie, ya que pronto se desarrollará una multitud de nuevos brotes en los nudos de la sección que queda dentro del sustrato.

Aunque el uso de esta especie en el paisaje acuático depende en gran medida de la forma de color que esté cultivando el acuarista, la forma rojiza (que es la más común) es la más decorativa. No obstante, los brotes de esta especie constituyen un excelente foco de atención si se plantan en un grupo escalonado o escalonado en la zona media del acuario, donde contrastarán mejor con especies de color verde claro y oscuro con hojas finas.